15 películas “tan malas que son buenas” que debes ver


    Amigues, hoy asistimos a un fascinante juego de manos. Uno que explica por qué disfrutamos de una película a sabiendas que no es buena, o peor, que es muy mala. Hoy exploramos una rama de las peores películas de la historia del cine, una que se mueve en frágil equilibrio entre deslices, expectativas, ambiciones, rodajes fallidos y engañosas campañas de marketing. En el mejor de los casos, un film “tan malo que es bueno” nos dará para otra de las películas que puedes recomendar y nunca te fallarán.

    Sin embargo, si calibramos mal y la cosa se resuelve en un ejercicio de cutrez voluntaria, la mezcla nos puede explotar en la cara. No soportamos que nos manipulen sin cuidado (la crítica, menos, por eso hay tantas películas que la crítica odia y el público ama), por lo que verle el plumero a una propuesta que trata de ser mala y graciosa a la vez es de los mayores fracasos que una comedia puede tener (creedme, hay un buen número de casos en nuestra lista de peores películas originales de Netflix en su historia).

    La fórmula es delicada y casi incontrolable, pero hemos consultado los archivos y en las listas de “mejores peores películas de la historia” hemos encontrado elementos en común. Primero, las premisas absurdas, como la de ‘Reefer Madness’, aquel folleto de propaganda antidroga donde las criaturas se volvían monstruos despiadados al consumir marihuana. La película, mediocre por lo demás, da para un visionado de lujo bajo este lema y nos hace plantear si durante su rodaje se consumieron drogas de verdad, o si fueron sustitutos. Una cinta tan mala que es buena nunca aparecerá en nuestra lista de las películas más aburridas de la historia.

    Las joyas tan malas que son buenas habitualmente caen en el terreno de la comedia y algunas nos hacen partirnos la caja como cualquiera de las mejores comedias de la historia del cine. Es natural, la parodia tiene un punto de autoconsciencia con el que jugamos sin problema alguno. De hecho, en el rodaje de muchas de las películas que aquí citamos el reparto mismo “saboteó” sus papeles a consciencia: son ‘Samurai Cop’, ‘El incidente’… Les incluimos como variación de nuestra lista de actores que rodaron borrachos papeles inolvidables.

    La autoconsciencia es agradecida en condiciones de presupuesto bajo, bajísimo o nulo, claro. ‘Birdemic’ nos parece un ejercicio sano de relectura sobre los lugares comunes del Apocalipsis, por muy fallida que sea (y no olvidemos que hay películas visualmente impresionantes, pero muy malas), y la historia tras el rodaje de ‘Manos’ la convierte en un visionado del todo entrañable.

    No todo resulta simpático, claro (el abuso de Tom Hooper es imperdonable y desquiciante, como dice nuestra crítica de ‘Cats’), pero trataremos de pasarlo bien mientras enumeramos los fracasos más maravillosos del cine.

Publicidad – Sigue leyendo debajo

1

Reefer Madness (Louis J. Gasnier, 1936)

‘Reefer Madness’, llamada originalmente ‘Tell Your Children’, es una exploitation de propaganda estadounidense que gira en torno a las consecuencias trágicas que suceden cuando un grupo de estudiantes de secundaria prueba la hierba: desde un accidente con atropello y fuga hasta un homicidio involuntario, un suicidio, un intento de violación, alucinaciones y enloquecimientos varios, debidos a la adicción… (Qué viajecito). Atención, porque llevó a dos pariodas también infames: un musical en 1998 y un telefilm en 2005.

Cineabecedario de las drogas

2

Plan 9 del espacio exterior (Ed Wood, 1959)

La abuela de todas las películas “tan malas que son buenas”, lleva tantísimos errores, deslices y dulces cutreríos que quizás necesitéis varios visionados para reconocerlos todos. Dadle un tiento a la mejor-peor obra del Ed Wood (personajazo), y no os arrepentiréis. Nos quedamos con los encantadores decorados de cartón repletos de ovis de juguete, que sobrevuelan a un reparto hilarante a su pesar. Si tenemos en cuenta que su gran estrella (un grandísimo Bela Lugosi) murió a mitad del rodaje, a pesar de lo bien que Ed Wood parece pasárselo, entendemos el atropello del cineasta para terminarla.

Las 100 mejores películas de ciencia ficción de la historia

3

Santa Claus conquista a los marcianos (Nicholas Webster, 1964)

Esta pertenece al club de las monerías de bajo presupuesto, nula lógica y corazón de melón. Coged un enorme trozo de chocolate (del barato) y a consumir sin prejuicios la película navideña con la mejor premisa de la historia: la población marciana, preocupada porque sus criaturas están obsesionadas con los programas navideños de la televisión terrestre, deciden venir a nuestro planeta para secuestrar a su responsable, el señor Santa Claus. De paso, traen algo de alegría navideña al planeta rojo, que suficiente frío hace allí. Tomen nota para disfrazarse barato de alien el próximo carnaval.

Las 20 mejores películas de Navidad de la historia del cine

4

Manos: The Hands of Fate (Harold P. Warren, 1966)

Del director y vendedor de fertilizantes Harold Warren llega una histórica pieza de culto, quizás la que diera al “culto” el significado que le atribuimos hoy día. “Terror burro para gozar al máximo, obra magna e insensata”, dicen en Filmin. ‘Manos’ surge a través de una apuesta entre dos amigos: el motivo de la competición era el ver quien sacaba una película antes. ¿El resultado? Una de las propuestas más cafres y absurdas de la historia del cine. Leemos la sinopsis: “una familia de vacaciones acaba en una casa donde sus habitantes son adoradores del diablo, liderados por un extraño ser llamado Torgo, guardián de la casa mientras El Maestro espera fuera”.

No eres un verdadero fan del terror si no has visto estas 50 películas

5

La invasión de las arañas gigantes (Bill Rebane, 1975)

Vale, esta es definitivamente mona. Nos encantaría ver una película sobre cómo se rodara este Apocalipsis de arañas interdimensionales, una setentada entretenida y construída sobre un presupuesto subterráneo. Eso sí, no estamos a favor de las palabras de Bill Corbett para las Cheesy Films de MovieWeb: “Bueno, la araña gigante del final de la película es obviamente un coche con una enorme carcasa-araña… ¡Cuán aterrador! Pero solo en caso de reírte hasta ahogarte”. Es mejor armarse con una mirada entrañable que cínica respecto a este tipo de películas.

Las criaturas más terroríficas del cine

6

El especial navideño de la Guerra de las Galaxias (Steve Binder, David Acomba, 1978)

El especial navideño de ‘Star Wars’ se emitió una sola vez, el 17 de noviembre de 1978. Nunca más se puso en antena por petición expresa de George Lucas, que aún trata de olvidarlo… Pero la memoria popular pesa más que la vergüenza del cineasta. La historia tiene lugar en el planeta natal wookiee de Kazook. Además de los cameos de Han, Chewbacca, Leia y Luke, que parecen actuar aquí a punta de pistola, el especial presenta a tres familiares de Chewie: su padre Itchy, su esposa Malla y su hijo Lumpy (interpretado por Patty Maloney). Pero tranquilidad, que durante sus primeros quince minutos solo oíremos hablar en gruñidos-wookie, sin subtítulos de ningún tipo. El resto es un musical que madremía. Todo lo que encantaba a la base fan de ‘Star Wars’, remezclado cual villancico con autotune del malo.

Orden de las películas de Star Wars para enterarse de todo

7

Howard, un nuevo héroe (Willard Huyck, 1986)

¿Cuál es la primera película de la historia de Marvel? ¿’Iron Man’? No, no. ‘Howard, un nuevo héroe’ puso la piedra fundacional para la factoría superheroica estadounidense con las aventuras de un pájaro antropomórfico sarcástico que tiene que salvar al mundo de un Malo Malísimo. La película, de gran presupuesto y respaldada por el propio George Lucas, fue un desastre en taquilla que solo se convertiría en un clásico de culto décadas después. Polygon explica, eso sí, que la inversión tecnológica que se hizo en ‘Howard, un nuevo héroe’ fue clave: Industrial Light & Magic creó un Photoshop muy primitivo para eliminar los cables que movían al (pobre) pato, así que, concluyen, “no habría ‘Matrix’ sin Howard”. Gracias, supongo.

Las películas más influyentes por sus efectos especiales

8

Mi amigo Mac (Stewart Raffill, 1988)

Sabemos que las copias baratas de grandes éxitos son tan comunes que a veces olvidamos su nivel de vergüencita. Hoy, la mitad irán directamente a plataformas (¿habéis probado de navegar YouTube Kids? Es una pesadilla de réplicas con variaciones absurdas), pero en 1988 los cines vieron la copia flagrante y desastrosa de ‘E.T.’, ‘Mi amigo Mac’. A un guion del todo absurdo y a una mascota con apariencia de señor mayor desnudo con cuernos, se le suma la voluntad desesperada de la película por ser conmovedora… El resultado roza el ridículo. Ey, y McDonald’s lanzó una línea de juguetes temáticos. Quizás tengáis la increíble fortuna de haber guardado alguno.

10 curiosidades por el 40 aniversario de ‘E.T. El extraterrestre’

9

Samurai Cop (Amir Shervan, 1989)

Esta es una clásica puerta de entrada al canon de películas “tan malas que son buenas”… Joe Marshall es un (supuesto) experto en japonés, en artes marciales y en desmantelar carteles como el de Katana, sagaz nombre para la mafia japonesa. También es un especialista en el arte del ligue. La película, una joya en su absurdidad cómica, está protagonizada por Matt Hannon, ex-guardaespaldas de Stallone que, cómo no, no tenía noción alguna de japonés o de lucha. Se cuenta que, durante un parón del rodaje, Hannon entendió que la producción había acabado y se rapó la melena que caracterizaba a su personaje, por lo que tuvo que aparecer en peluca el resto de película. El actor, cansado, también ha admitido que arrunió algunas tomas a propósito, sobractuando que da gusto. Diez puntos para Amir Shervan, director, por haber rodado toda la cinta sin sonido y, como parte del reparto no volvió para doblarse, haber puesto buena parte de las voces él mismo.

Las mejores películas de acción de la historia, ordenadas

10

Troll 2 (Claudio Fragasso, 1990)

¿Quién dijo que toda secuela era peor que su original? A la vez, ¿quién dijo que ‘Troll 2’ era una secuela de ‘Troll’? Cosas de la distribuidora, que decidió venderla como continuación del éxito de 1986, aunque no tuviera nada que ver con la otra y a pesar de contener un total de cero unidades de troll. La puesta en escena se esfuerza tanto por dar miedo que llega a convertirse en una comedia sublime… ‘Trolls 2’ es un buque insignia para la carcajada bondadosa. Michael Stephenson, el niño de la película, luego dirigiría el documental índice para las buenas-malas obras titulado ‘Best Worst Movie’. Buscadlo.

Las mejores películas de terror que no dan mucho miedo para Halloween

11

El gato (Bo Welch, 2003)

82 minutos de confusión os esperan en esta película oscura, sucia e inquietante, y mona al mismo tiempo, diseñada para divertir a las criaturas y metrallear nuestra cabeza adulta a base de dobles sentidos que se suceden sin descanso. Más que una película mala, yo diría que es una obra maestra maquiavélica de un cineasta genial y villanesco: Mike Myers. Una anécdota: a la crítica de Los Angeles Times Manohla Dargis le explotó tanto la cabeza que tuvo que escribir su reseña en forma de poema en verso (no es coña).

Nuestra crítica de ‘El Gato’

12

The Room (Tommy Wiseau, 2003)

La más famosa de las películas “tan malas que son buenas”, y por una buena razón: sintetiza lo mejor-peor de esta suerte de género. Quizás la conozcamos por ‘The Disaster Artist’ de James Franco, que explicaba su (en efecto) desastroso rodaje. Tommy Wiseau, figura inquietante y gran perpetrador, escribió, produjo, dirigió y protagonizó una película tan infame que hoy sigue llenando salas en todo el mundo. A recordar: las conversaciones repletas de giros brillantes e inexplicables, el soft-porn extrañísimo y alargado hasta la extenuación (la cantidad de planos de las nalgas de Wiseau) y un reparto de Oscar. Toma latigazo cervical.

¿Por qué no has ido a ver ‘The Disaster Artist’?

13

El incidente (M. Night Shyamalan, 2008)

Sinceridad, lo primero: la obertura de esta película, un suicidio colectivo masivo, es verdaderamente terrorífica. Después, viene su buena hora y media de diálogos cochambrosos y actuaciones de auténtica parodia. Mark Wahlberg y Zooey Deschanel se lo pasan bomba saboteando sus propios personajes, en una película que va convirtiéndose inadvertida en una joya del posthumor. Mejora-empeora con los minutos, hasta dar un giro que explica el Apocalipsis de una sencillez tan infantil y desarmante que no podemos hacer más que rendirnos a ella. M. Night Shyamalan se ha subido al carro de quienes interpretan su película como un homenaje a las películas camp de los 50, pero ¿qué otra cosa podía hacer?

Las películas de M. Night Shyamalan con más ‘plot twists’

14

Birdemic: Shock and Terror (James Nguyen, 2010)

Escrita y dirigida por James Nguyen, quien en el momento no tenía conocimiento alguno de cine, esta aventura apocalíptica indie relee ‘Los pájaros’ de Alfred Hitchcock según el manual, pero sin el presupuesto (solo 10.000 dólares), el reparto o la buena mano del británico. Sin embargo, y muy a pesar de un guion disfuncional, unos efectos visuales de claca y una historia moralista y absurda, la sinceridad con la que se rodó esta pequeña joya del “tan malo que es bueno” nos vuelve incapaces de tratarla con desprecio.

‘Moonfall’ y otras 25 películas de catástrofes

15

Cats (Tom Hooper, 2019)

La pregunta no es “a quién se le ocurrió” acercarnos los perturbadores gatos teatrales (señores en lujosos disfraces de pieles) a la gran pantalla, sino por qué se permitió que llegaran como lo hicieron. Tom Hooper, sin ningún conocimiento previo de VFX, ideó y cambió de planes respecto al acercamiento hiperrealista del reparto, explotó a la empresa encargada de los efectos visuales (MPC Vancouver, también detrás del live action de ‘Sonic’), obligándoles a trabajar bajo condiciones inhumanas. La película, además de un auténtico espectáculo de valle inquietante a base de CGI (viva los memes de los culos CGI), es un ejemplo de cómo no debería trabajarse en el mundo del cine.

Las preguntas más extrañas que nos surgen después de ver ‘Cats’

Publicidad – Sigue leyendo debajo

15 películas “tan malas que son buenas” que debes ver