James Bond cumple 60 años: 60 anécdotas que (quizás) no sabías sobre 007

Este agosto, la sala Phenomena de Barcelona celebra los 60 años de vida cinematográfica del agente secreto más popular de la historia, con un ciclo que incluye las 25 películas oficiales de la franquicia. Toda una oportunidad para ver (o volver a ver) un puñado de largometrajes que hicieron crecer un personaje que el próximo 5 de octubre vivirá su Día Mundial, celebrando el estreno a medio mundo, el año 1962, de Agente 007 contra el Dr. No.

🔪📚 Las vacaciones criminales de George Simenon, el padre del mítico comisario Maigre

 

Interpretado oficialmente por seis actores: Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig, y surgido de la imaginación del escritor Ian Fleming, el amoral y faldilero Bond, James Bond, ha vivido peligrosas aventuras en todos los rincones del planeta, se ha encamado con compañeras de trabajo y con enemigas mortales y ha salvado su país, y su planeta, en varias ocasiones.

Celebrando el 60 aniversario del agente con licencia para matar, repasamos la trayectoria del personaje y algunas claves de la saga en 60 curiosidades.

1. James Bond nació con la novela Casino Royale, escrita por Ian Fleming, explica la leyenda, como entretenimiento ante la ansiedad del escritor, soltero convencido, ante su boda. El libro se publicó el año 1953.

2. Gran aficionado a la ornitología, Fleming bautizó al personaje robando el nombre del autor de una de sus biblias, el libro Birds of the West Indies. Lo firmaba un prestigioso estudioso del mundo de los pájaros, un tal James Bond.


Birds of the West Indies, un libro de James Bond

3. Otra inspiración para convertir a su personaje en el agente 007 se encuentra John Dee, astrólogo, matemático, confidente y asesor científico en la corte de Isabel I de Inglaterra. En aquel siglo XVI, Dee se convirtió en espía al servicio de la reina, firmando sus cartas con dos cercles,que simbolizaban a uno “sólo para tus ojos”, título de uno de los relatos de Bond, y el número 7.

4. Y todavía otra fuente más de inspiración para Ian Fleming: él mismo. El escritor y Bond fumaban los mismos cigarrillos, los dos eran comandantes de la Marina Británica y preferían los martinis agitados y no removidos. Y, como su personaje, Fleming hizo de espía durante la Segunda Guerra Mundial, reclutado por la inteligencia naval.

5. No, Sean Connery no fue el primer James Bond de la historia. Antes, el año 1954, el actor Barry Nelson protagonizó Casino Royale, la primera adaptación audiovisual de una novela sobre el personaje. Se trata de un episodio rodado en vivo de la serie Climax!, para la cadena CBS. Se trata de una versión que encaja en el modelo de televisión de la época, el capítulo en cuestión estuvo perdido durante décadas. Lo podéis ver en Amazon Prime, como todos los títulos 007.


Barry Nelson fue el primer James Bond, a la versión televisiva de Casino Royale

6. Operación Trueno estuvo cerca de ser la primera película Bond. Antes de que los productores Harry Saltzman y Albert Cubby Broccoli se hicieran con los derechos del personaje, el propio escritor Ian Fleming trabajó en un borrador de guion con el productor a Kevin McClory y el escritor Jack Whittingham. El proyecto no prosperó, pero Fleming recicló la historia y la convirtió en la novela Operación Trueno, publicada el año 1961 y finalmente llevada al cine el año 1965. El trabajo de McClory es el origen de una eterna disputa legal que le permitiría hacer Nunca digas nunca más (1983), que tenía el mismo argumento que Operación Trueno.

7. Poco antes de que Harry Saltzman y Albert Broccoli empezaran a rodar las adaptaciones de Bond, recibieron un apoyo inesperado que multiplicó las ventas de las novelas de Ian Fleming y que dio un empuje a los tratos para encontrar financiación para Dr. No: el presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy dijo, en un artículo de la revista Life, que Desde Rusia con amor era uno de sus libros favoritos.

8. Sean Connery es el primer Bond, digamos, oficial. La elección del actor adecuado hizo que Albert Broccoli y Harry Saltzman se rompieran la cabeza pensando en actores contrastados como Cary Grant (amigo y favorito de Broccoli), Rex Harrison, James Mason, David Niven (el preferido de Ian Fleming) o Patrick McGoohan (que entonces triunfaba con la serie Los Vengadores). También montaron un casting-concurso, y llegaron a considerar un modelo llamado Peter Anthony, sin ninguna experiencia como actor. Finalmente, el escogido fue Connery, y su debut en la piel de Bond, Agente 007 contra el Dr. No, dejó claro que la habían acertado.

9. Hay 25 títulos oficiales del personaje, y dos pelis Bond que no forman parte del canon de la saga: por un lado, la divertidísima Casino Royale (1967), con David Niven haciendo de un Bond jubilado, al lado de Woody Allen o Peter Sellers. Por el otro, Nunca digas nunca más.


David Niven dio voda a un James Bond jubilado a la versión de 1967 de Casino Royale

10. El Bond con más experiencia matando con licencia fue Roger Moore, con siete pelis, de Vive y deja morir (1973) hasta Panorama para matar (1985). El que tuvo menos fue George Lazenby, que sólo vistió una vez el esmoquin de 007, fue en 007 al servicio secreto de su majestad (1969).

11. El gunbarrel, el icónico inicio de las pelis Bond con un círculo en movimiento en el que aparece 007 disparando a cámara, fue creado por el diseñador Maurice Binder. Dice la leyenda que eleboró el storyboard a toda velocidad, apretado por el calendario. Pero atención: el gunbarrel no contó con Sean Connery hasta la cuarta entrega. En las tres primeras aparecía el doble de acción Bob Simmons.

12. El Bond más joven fue George Lazenby, que tenía 29 años cuándo hizo 007 al servicio secreto de su majestad. El más viejo, Roger Moore en Panorama para matar, cuando tenía 58. La edad fue el motivo de Moore, preocupado por su imagen enredándose con chicas en las que doblaba la edad, para abandonar al personaje.

13. La peli Bond más larga es Sin tiempo para morir (2021), con una duración de 163 minutos. La más corta, Quantum of Solace (2008), con 106 minutos.

14. El inglés John Glen tiene el récord de pelis Bond dirigidas. Firmó cinco: Sólo para tus ojos (1981), Octopussy (1983), Panorama para matar (1985), Alta tensión (1987) y Licencia para matar (1989). Glen llegó después de sus experiencias como montador de tres pelis más: 007 al servicio secreto de su majestad, El espía que me amó (1977) y Moonraker (1979).

15. Cinco cineastas más han repetido dirigiendo filmes Bond: con cuatro, Guy Hamilton (Goldfinger, Diamantes para la eternidad, Vive y deja morir y El hombre de la pistola de oro). Con tres, Terence Young (Dr. No, Desde Rusia con amor y Operación Trueno) y Lewis Gilbert (Sólo se vive dos veces, El espía que me amó y Moonraker). Y con dos, Martin Campbell (GoldenEye y Casino Royale) y Sam Mendes (Skyfall y SPECTRE).


Recopilación de todos los gunbarrel de James Bond desde 1962-2015

16. El galés Desmond Llewelyn interpretó Q, el responsable de equipar 007 con todo tipo de gadgets útiles para su tarea de espía, en 17 películas. La última fue El mundo nunca es suficiente (1999), estrenada un mes antes de la muerte del actor. En esta peli, conocíamos a su ayudante, R, que interpretaba a John Cleese, el mítico Monty Python. En el siguiente filme Bond, Muere otro día (2002), R ya se había convertido en Q. En las siguientes películas, el personaje se ha rejuvenecido con el actor Ben Whishaw.

17. La canadiense Lois Maxwell fue la secretaria Moneypenny en 14 títulos, de Dr. No hasta Panorama para matar. Caroline Bliss le daba vida em las dos pelis con Timothy Dalton, y Samantha Bond, en las cuatro de Pierce Brosnan. Naomie Harris se lo ha quedado en las tres últimas.

18. Bernard Lee fue M, el jefe de Bond, en los primeros once filmes de la saga, hasta Moonraker. Robert Brown heredó al personaje desde de Octopussy hasta Licencia para matar. Judi Dench asumió el rol en siete filmes, de GoldenEye (1995) a Skyfall (2012). Y Ralph Fiennes lo ha interpretado en los tres últimos filmes de la saga.

19. Desmond Llewelyn (Q), Lois Maxwell (Moneypenny) y Bernard Lee (M), pero también otros intérpretes icónicos de la |saga, como Adolfo Celi (el malo de Operación Trueno) o Daniela Bianchi (la chica Bond de Desde Rusia con amor), participaron en una de las parodias Bond más conocidas: Todos los hermanos eran agentes (1967). Una comedia que tenía como protagonista Neil Connery, hermano de Sean.


Neil Connery, hermano pequeño de Sean, también fue James Bond en Todos los hermanos eran agentes

20. Malos repetidores: si hablamos de personajes, el archienemigo de James Bond es Ernst Stavro Blofeld, líder de la organización SPECTRE, que ha aparecido a tres novelas y ocho películas. Ha sido interpretado por actores como Donald Pleasance, Telly Savalas, Charles Gray, Max von Sydow y, más recientemente, Christoph Waltz. Y es la inspiración directísima del fabuloso Doctor Maligno de las paródicas Austin Powers. El primer Blofeld cinematográfico fue Anthony Dawson (que ya aparecía en otro rol en Dr. No), aunque no aparecía acreditado y no se le veía la cara, ni en Desde Rusia con amor (1963) ni en Operación Trueno (1965).

21. Si hablamos de malos repetidores fijándose en los actores que los interpretaban, Christoph Waltz fue Blofeld en SPECTRE (2015) y en Sin tiempo para morir. Charles Gray, el Blofeld de Diamantes para la eternidad (1971), había aparecido haciendo otro personaje a Sólo se vive dos veces (1967). Y el gran Richard Kiel fue un malo adorable que, por aclamación popular, en Moonraker repitió su rol de Tiburón, el sicario de los dientes metálicas, de El espía que me amó.

22. En la larguísima lista de chicas Bond (que incluye nombres tan llamatrivos como Ursula Andress, Honor Blackman, Diana Rigg, Jane Seymour, Grace Jones, Sophie Marceau, Denise Richards, Halle Berry, Monica Bellucci, Eva Green o Ana de Armas), repitieron pocas: Maud Adams hacía a tres personajes diferentes a El hombre de la pistola de oro, Octopussy y, en un cameo sin acreditar, a Panorama para matar. Por su parte, la francesa Léa Seydoux repitió en SPECTRE y en Sin tiempo para morir. Mucho antes, a Desde Rusia con amor, Eunice Gayson recuperó su rol de Dr. No.

23. De entre las chicas Bond de la saga hubo una transexual, la inglesa Caroline Cossey, que aparecía a Sólo para tus ojos. Cuando llegó a la peli, ya llevaba una exitosa carrera como modelo, con el renombre de Tula. Cossey fue un ejemplo de lucha en favor de los derechos de las personas trans en el Reino Unido, llevando al gobierno hasta el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. Explicó su experiencia en dos libros, I Am a Woman y My Story.

24. La televisión impidió que Roger Moore y Pierce Brosnan fueran James Bond mucho antes de llegar a serlo finalmente: Moore optó al personaje cuando Connery se cansó, después de Sólo se vive dos veces, pero su contrato con la serie El Santo se lo impidió. Brosnan, por su parte, era el escogido después de Panorama para matar (1985), pero los productores de la serie Remington Steele le renovaron el contrato y eso provocó el aterrizaje a la saga de Timothy Dalton.

25. Sean Connery siempre se sintió contractualmente menospreciado por Broccoli y Saltzman, considerando que, con los éxitos de las primeras pelis, se llenaban los bolsillos mientras él, ya convertido en superestrella, seguía con las condiciones acordadas para hacer Dr. No. Después de Sólo se vive dos veces, decidió abandonar al personaje. El fracaso de su sustituto, George Lazenby, hizo que los productores volvieran a picar en su puerta, y Connery volvió a Diamantes para la eternidad, después de exigir un salario millonario y un porcentaje de las ganancias, añadiendo una cláusula: ni Broccoli ni Saltzman podrían comunicarse con él. La venganza se servía fría, y se materializaba cuando años después aceptó hacer Nunca digas nunca jamás, lejos de la compañía propietaria de los derechos del personaje.


Caroline Cossey, chica Bond y pionera en la defensa de los derechos de las personas trans

26. La liturgia de la saga Bond obliga, a partir de la segunda peli de la saga, a un inicio con una primera escena desvinculada del resto de la trama, seguimiento de unos títulos de crédito, con colores e imágenes proyectadas sobre siluetas de 007 y de modelos semidesnudas. Autor del sello visual de la franquicia, Maurice Binder se ocupó en 14 películas. Lo sustituyó el artista Daniel Kleinman, excepto en los créditos de Quantum of Solace, obra del estudio MK12.

27. Steven Seagal le rompió la muñeca a Sean Connery preparando una peli Bond. Pasó cuando el actor escocés volvió al personaje en la no oficial Nunca digas nunca jamás, y, preparando una escena, contactó con un experto en aikido. Este era un Seagal que todavía no había dado el salto en el cine. Y entrenando, culpa de un mal golpe, Seagal lesionó Connery.

28. Es casi imposible contar a cuánta gente ha eliminado nuestro hombre, directamente o como bajas colaterales. Tampoco especificar a las víctimas en determinadas películas. Pero sí se puede decir que el Bond menos sanguinario fue el de El hombre de la pistola de oro (1974), donde Roger Moore sólo mataba una vez. Curiosa y paradójicamente, el actor tenía hoplofobia, el miedo desmesurado a las armas de fuego, por culpa de un accidente que sufrió de joven, cuando su hermano le disparó en la pierna con un rifle de aire comprimido.

29. El imaginario popular nos ha dejado la imagen de Bond al volante un Aston Martin DB5 trucado con todo tipo de gadgets de lo más útiles para un agente secreto. El coche apareció por primera vez en Goldfinger (1964) y Bond lo conducía en Operación Trueno, GoldenEye, El mañana no muere nunca (1997), Casino Royale (2006), Skyfall, SPECTRE o Sin tiempo para morir.

30. Escocesa. Esta es la nacionalidad de James Bond. Y Sean Connery tiene mucha culpa: Ian Fleming no lo había especificado en ninguna de sus novelas hasta después del éxito de Dr. No en el cine. El carisma de un escocés orgulloso como Connery hizo que el escritor añadiera este dato en la novela Sólo se vive dos veces. Más tarde, en la peli Skyfallvemos como 007 visita el antiguo hogar de la familia en Escocia.


James Bond, un escocés orgulloso como Sean Connery

31. El doble cero indica la licencia para matar de los agentes. Aparte de Bond aka 007, en sus pelis hemos visto morir a los agentes 002, 003, 004 y 009. Y el supuestamente muerto 006 se convertía en el malo de GoldenEye. Lo interpretaba Sean Bean, el Ned Stark de Joc de Trons.

32. Bond fue padre en una de las novelas de Fleming, Sólo se vive dos veces. Su hijo, James Suzuki, aparecería en un cuento sobre el personaje firmado por Raymond Benson y publicado en la revista Playboy. La paternidad de 007 volvería en la última peli de la saga, Sin tiempo para morir.

33. GoldenEye es el título del primer Bond de Pierce Brosnan y de una de las novelas de Ian Fleming. Pero también el nombre de la casa que el escritor tenía en Jamaica, cerca de las playas de Ocho Ríos. Allí escribió sus libros, y allí tenía una pequeña embarcación, bautizada Octopussy. Después de la muerte de Fleming, la casa en cuestión acabaría siendo propiedad de un jamaicano ilustre, Bob Marley, y ahora es un resorte de lujo.

34. Era habitual ver el Bond de Roger Moore fumándose unos magníficos cigarros cubanos. Una de las cláusulas del contrato del actor durante su época Bond especificaba que podía acceder a un número ilimitado de Montecristos durante los rodajes de las pelis.

35. Otra de las ventajas de Roger Moore: el actor no corría en ninguna de sus pelis como Bond, porque no le gustaba cómo se veía en pantalla. En su lugar, lo hacía su doble de acción.


GoldenEye, la casa del escritor Ian Fleming en Jamaica

36. Los fans de 007 saben que su arma más utilizada es una pistola Walther PPK. Esta elección tiene su origen en una sugerencia de Geoffrey Boothroyd, un experto en armas de fuego que se puso en contacto con Ian Fleming para explicarle que la Beretta calibre 0,25 que Bond utilizaba en las primeras novelas era un arma demasiado ligera y muy poco masculina, proponiéndole la PPK como modelo mucho más adecuado. En 007 contra el Dr. No hay una escena-homenaje, en la que un armero del MI6 con el apellido Boothroyd (interpretado por Peter Burton) cambiaba la Beretta de Bond por la PPK.

37. Dos curiosidades sobre Gert Fröbe, el actor que interpretaba al malvado Auric Goldfinger. Una, no hablaba ni gota de inglés, y fue doblado (por un tal Michael Collins). La segunda: su pasado como miembro del partido nazi (antes de la II Guerra Mundial) provocó que Israel prohibiera la proyección de Goldfinger. Se levantó el veto cuando una familia judía agradeció públicamente al actor por haberlos protegido durante el conflicto.

38. Christopher Lee, el Drácula más famoso de la historia del cine, fue Scaramanga a El hombre de la pistola de oro. El actor era primo de Ian Fleming, quien ya lo quiso para interpretar al Doctor No de la primera entrega de la saga, pero Lee rehusó el trabajo.

39. La única secuela directa de una peli Bond es Quantum of Solace. Su trama empezaba una hora más tarde del final del anterior Casino Royale.

40. Steven Spielberg confesó haberse ofrecido, en dos ocasiones, al productor Albert Broccoli para dirigir una peli de James Bond. La primera, después de Tiburón, y la segunda, después de Encuentros en la Tercera Fase. Lo rehusaron. En todo caso, en Moonraker se pueden oír, a modo de cameo sonoro, las cinco notas musicales (re-mi-do-do-sol) que John Williams compuso, y con las que se establecía la comunicación entre humanos y alienígenas, a Encuentros en la Tercera Fase.


James Bond y su particular encuentro a la tercera fase en Moonraker

41. Una de las cláusulas más curiosas que un Bond ha firmado es la del contrato de Pierce Brosnan que especificaba que, mientras fuera 007, no podría vestir esmoquin en ninguna otra película. El actor se la saltó en El amor tiene dos caras (1996).

42. El escritor galés Roald Dahl, autor de libros tan conocidos como Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda, fue el guionista de una peli Bond: Sólo se vive dos veces.

43. Uno de los momentos más recordados de toda la saga es el asesinato de Jill Masterson en Goldfinger. La chica Bond de aquel filme es víctima de una asfixia vía piel cuando la cubren con pintura dorada, que supuestamente obstruye todos los poros de su cuerpo provocándole la muerte. Lo más surrealista es que, durante años, circuló la falsa noticia convertida en leyenda urbana que la actriz que interpretaba este momento, Shirley Eaton, había sufrido el mismo destino, y por la misma causa que su personaje. Mentira: Eaton sigue viva.

44. Ninguna duda que uno de los mejores malos de las pelis Bond es Javier Bardem de Skyfall. Pero no es el único actor del estado español que ha aparecido en la saga. También lo hicieron el balear Simón Andreu (Muere otro día), Fernando Guillén Cuervo (Quantum of Solace) o el menos conocido Benito Sagredo (SPECTRE).

45. Las localizaciones, las vueltas al mundo de 007, han sido otra marca de fábrica de la saga. Pero, curiosamente, Bond no ha pisado Catalunya en ninguna de sus 25 aventuras cinematográficas. Sí se paseaba por el estado español en algunas ocasiones: Madrid en Sólo para sus ojos o Bilbao en El mundo nunca es suficiente, y también se utilizaban localizaciones como Cádiz para simular de otros lugares del planeta.


El actor Fernando Guillén Cuervo participó en Quantum of Solace

46. Si hay un músico por excelencia en la saga Bond, este es John Barry. Aunque no compuso el tema más clásico, obra de Monty Norman, Barry fue el creador del sonido 007, autor de una quincena de bandas sonoras y canciones. Además, Barry hizo un cameo a Alta tensión, dirigiendo una orquesta donde toca la protagonista, Maryam D’Abo.

47. Hablando de cameos, el showman Wayne Newton, estrella icónica de los casinos de Las Vegas, hacía uno en Licencia para matar. Y el mítico Sammy Davis Jr. aparecía en otro en Diamantes para la eternidad, pero su escena fue cortada en el montaje definitivo del filme. Y no los veíamos, pero sí los escuchábamos en Quantum of Solace. Los cineastas mexicanos Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, buenos amigos del director Marc Forster, ponían voz a algunos extras.

48. Más que cameo, porque hacía un personaje, Octopussy contó con un actor insólito: el tenista indio Vijay Amritraj era uno de los colaboradores de Bond, y sufría las iras del malo de la peli.

49. Pero si hay un cameo llamativo, es el de Madonna en Muere otro día, como instructora de esgrima. La cantante norteamericana aparecía a la misma peli donde cantaba el tema principal de los créditos.

50. Las canciones de los títulos de crédito de las pelis Bond son un reclamo más de la saga y hay un montón de datos curiosos relacionados. Vamos. Sólo dos han ganado un Oscar: ‘Skyfall’, intepretada por Adele, y ‘Writing’s On The Wall’, de Sam Smith para SPECTRE.


Madonna, una secundaria de lujo en Muere otro día

51. La única cantante que ha repetido es la gran Shirley Bassey, que interpretó hasta tres temas de la franquicia: Goldfinger, Diamantes para la eternidad y Moonraker. En el momento de hacer la primera, era la pareja del músico John Barry.

52. Bono escribió con su compañero The Edge ‘GoldenEye’, la canción que interpretaba a Tina Turner. Se dice que el líder de U2 buscó inspiración para escribir tema en el resorte jamaicano GoldenEye.

53. Johnny Cash compuso una canción para Operación Trueno, pero finalmente se desestimó en favor del tema de Tom Jones que suena al filme.

54. Fan de las novelas de James Bond, el músico Alice Cooper propuso un tema para El hombre de la pistola de oro, pero los productores lo rehusaron. La canción, sin embargo, acabaría formando parte del disco Muscle of Love.

55. El álbum The Hunter, de Blondie, contiene un tema que la banda de Debbie Harry presentó para sonar en la banda sonora de Sólo para sus ojos. Acabaríamos escuchando a Sheena Easton.


Shirley Bassey – ‘Goldfinger’

56. Uno de los motivos que llevaron a Duran Duran a encargarse de la música de Panorama para matar fue que la productora Barbara Broccoli tenía un affaire con John Taylor, uno de los miembros de la banda.

57. John Barry abandonó su trabajo en la saga Bond harto de las injerencias de la productora Barbara Broccoli. Lo sustituyó David Arnold a partir de El mañana no muere nunca. En aquella banda sonora, miss Broccoli mareó a media industria musical para escoger la canción principal: Pulp hizo la primera versión, rechazada. K.D. Lang cantó la segunda, rechazada. La escogida finalmente fue Sheryl Crow.

58. Después de John Barry y David Arnold, dos compositores tan contrastados como Thomas Newman y Hans Zimmer se han encargado de la música en los últimos filmes.

59. Radiohead también vio cómo una canción suya para SPECTRE era desestimada. Acabamos escuchando a Sam Smith.

60. Si queréis conocer de primera mano las reflexiones de Ian Fleming en plena creación del personaje y las novelas, nada mejor que la lectura de The Man with the Golden Typewriter, una recopilación de cartas escritas y recibidas por el escritor (con lectores anónimos pero también tan reconocidos como Raymond Chandler), editados por su sobrino Fergus Fleming.

James Bond cumple 60 años: 60 anécdotas que (quizás) no sabías sobre 007