Lino Ventura cómico

Paranaländer picado de curiosidad de cómo se filmaron ciertas películas particularmente tocadas por la varita mágica de la gracia, se zampa las memorias de filmación de” Les tontons flingueurs” (1963) con un Lino Ventura cómico.

 

Hace poco me preguntaba cómo habrá sido filmar Nacional III (1982) de García Berlanga y “El lobo de Wall Street” (2013) de Scorsese. Alguna vez alguien escribirá las memorias de esas dos pelis y lo sabremos. Mientras me he pillado “Lino Ventura” (2014) de  Philippe Durant. Y directo he ido a las memorias de la filmación de ese peliculón del cine franchute “Les tontons flingueurs” (Los tíos pistoleros, 1963) de Georges Lautner. Y les dejó un resumen a continuación:

“Primero, el contrato. La negativa de Gabin redujo considerablemente las ambiciones de Gaumont. En realidad, dentro de la casa grande, pocas personas creen en el futuro de una obra que lleva el título provisional de “Les Tontons flingueurs” (Los tíos pistoleros). Se revisa el presupuesto a la baja, y se convoca a Lautner a terminar su rodaje en muy poco tiempo. Para amortizar el costo de fabricación, Gaumont se asocia con productores alemanes e italianos. Lo que, a cambio, requerirá la presencia de actores de su región en los créditos. La película debería costar alrededor de 2 millones de francos, repartidos entre Gaumont por un lado (50%), la empresa Corona en Munich (25%) y Ultra Films en Roma (25%) 108 . Lino Ventura se resiste a reducir sus demandas financieras. Recibe un monto de 300.000 francos. Esta es, con mucho, la mayor recompensa de la película. Sus socios Francis Blanche y Bernard Blier reciben solo 40.000 francos cada uno. Y Lautner sólo recibirá 20.000 francos por su trabajo como director. Incluso Audiard accedió a revisar sus pretensiones. El dialoguista más caro de Francia ha bajado a 225.000 francos. Para el papel del joven escultor que acaba llevándose el corazón, la mano -y el resto- de la heroína, la encantadora Patricia, se propone en primer lugar el nombre de Jean-Claude Brialy. Finalmente será Claude Rich, mucho más barato. Lino sospecha un poco de la personalidad de sus futuros socios. Si pudo quejarse de los repetidos juegos de palabras de Biraud y Aznavour en el plató de “Un taxi para Tobruk” (1961), con Francis Blanche caerá sobre el rey indiscutible en la materia. Además, Blier es el emperador de las bromas de todo tipo. Blier y Blanche son veteranos en la comedia, conocen todo su funcionamiento. Hasta ahora, en la pantalla, Lino ha practicado poco el humor. En “El gorila te saluda bien”, tuvo agradables intercambios con Charles Vanel, en “Horario de 12 horas”, interpretó relajado, pero su experiencia es, en última instancia, bastante limitada. Habla de ello con Audiard y Lautner, quienes le aconsejan para actuar en  primer grado. Debe acercarse a Naudin como si fuera un verdadero gángster de suspenso, no uno de parodia. Michel se sumerge en la escritura de los diálogos. Tiene el arte de adaptarlas según las personalidades que las dirán. “Si no me sé los dos o tres papeles principales, él me explica, yo no escribo los diálogos. No veo por qué los actores que no usan las mismas palabras en la vida las usarían en una película; ellos tampoco pudieron. Cuando hemos hablado varias veces con un actor, sentimos realmente el giro de su lenguaje, de su tempo, de sus silencios si es necesario. Algunos actores son maravillosos en los silencios…” Para Ventura reserva las fórmulas incisivas que resuenan como tantos soplos en la facies: «Los idiotas, se atreven con todo, por eso se los reconoce». Por ser un ex mafioso, Fernand Naudin es quien manejará el vocabulario más rico en argot. Unos buenos quince de los cuales incluyen desmembrar, planchar, adormecer, golpear, estrellar… Una vez que se resuelven los detalles y se firman los contratos, las cosas se mueven muy rápidamente. Se supone que el rodaje del proyecto, inmediatamente titulado Les Tontons flingueurs, comenzará en abril y finalizará en mayo. Lanzamiento anunciado para noviembre. Lino, que aún valora su elegancia, se hará cortar los trajes por el mismo sastre que Jean Gabin para “El caballero de Epsom”.. El 8 de abril se da la primera vuelta de manivela. Georges Lautner tiene miedo escénico. Por múltiples razones. En primer lugar porque es su primera película para una firma de la magnitud de Gaumont. Luego porque tiene que manejar un elenco compuesto por actores de tres nacionalidades diferentes. Es cierto que él mismo seleccionó a los actores alemanes, pero no habla su idioma en absoluto. Tampoco habla italiano. Finalmente, la personalidad de Ventura le preocupa un poco. No debe amilanarse.  Para cubrirse, Lautner ha preparado un desglose preciso que cuenta con nada menos que 700 planos. Incluso imaginó la ubicación y los movimientos de cámara. Un bello andamiaje que se cobija contra la forma de jugar de Lino Ventura. Es un actor instintivo. La técnica, él está completamente desinteresado en ella. No se le puede obligar a detenerse en tal lugar si no lo «siente». Tomado por su papel, tomado por la escena, puede dar un paso más allá o al lado, gestos inicialmente no previstos. Este es su trabajo. Frenarlo sería un error. Georges tira su plano a la basura, pide a sus técnicos que se adapten al actor y no al revés.. Exige velocidad a su equipo. No pierda tiempo instalando iluminación compleja. Este afán no sólo está motivado por los imperativos de la fecha, se basa en el deseo de Lautner de trabajar en caliente. Siempre tiene miedo de que sus actores se «enfríen» que estén más en tono. Acortar los descansos entre tomas significa permitirles continuar manteniendo el mismo ritmo, las mismas ganas. Todo esto le sienta bien a Lino. Está aún más encantado de que Bernard Blier esté demostrando ser un socio formidable. Comparte su amor desmesurado por la buena comida. Apenas se dejan, intercambian recuerdos de comidas. A veces, Lino llega con sus propias ollas y aprovecha su tiempo libre para calentar guisos en casa, para deleite de sus compañeros. Otro tema privilegiado: el bandido siciliano Salvatore Giuliano, a quien a Lino le encantaría interpretar en la pantalla. Ventura es uno de los primeros actores a la mañana en el plató. Le gusta estar allí temprano. Aparece al volante de uno de sus coches. Ambos de marca inglesa y azules. Su llegada no pasa desapercibida. Por la ventanilla bajada se escapa la música. Siempre lo mismo: Take Five, de Dave Brubeck, una pieza de jazz muy de moda. Pero lo que asombra a los técnicos es que, cuando se detiene en la villa, es, día tras día, exactamente las mismas notas, es decir, el mismo pasaje de la pieza. ¡Concluyen que Lino tarda exactamente el mismo tiempo en hacer el viaje!

Entre toma y toma, Ventura, Blier, Blanche y Lefebvre suelen jugar a las cartas. Juegos salvajes, donde triunfa la mala fe y réplicas dignas de Marius de Pagnol. Uno de los puntos que une a estos cuatro actores, además de un agudo sentido de la burla, es su pertenencia a una misma generación. Ventura, Blanche y Lefebvre nacieron todos en 1919. ¡Lino es solo una semana mayor que Francis! Blier es apenas mayor ya que nació en 1916. Tienen referencias comunes, recuerdos similares. Pocas veces hemos visto a un Ventura tan relajado en un plató. Para la secuencia final de la boda, espera ver llegar montañas de rosas. Para decorar la iglesia de Saint-Germain en Place Charonne. Pero solo llegan unas pocas flores dispersas, lo suficiente para llenar un jarrón de iglesia.. Para esta misma secuencia, está prevista la explosión de una DS negra, provocando la muerte de Theo. El coche es preparado por los pirotécnicos el día antes del tiroteo. Cuando el equipo regresa temprano en la mañana, el vehículo ha desaparecido. ¡Robado con 3 kilos de dinamita escondidos en el maletero! Otro debe venir. También será un DS, pero beige. Ya sin tiempo para instalar su dispositivo, los pirotécnicos se contentan con quemarlo. El guión se sigue de cerca. Sin embargo, se sacrifican algunas escenas de rodaje. Sobre todo porque Naudin/Ventura tendrá derecho a una escena de lucha real hacia el final de la película. Algunas de sus réplicas, consideradas engorrosas, se quedan en el camino “El tiempo es para los diplomas y el futuro para los cabezones. Ya sea una profesión liberal o una boda de mimbre, las bachots son imprescindibles. ¿Conoces a alguna persona que haya tenido éxito sin un diploma?» Divertida reflexión cuando se sabe que ni Ventura ni Audiard tienen el bachillerato.

El rodaje sigue a buen ritmo. Georges Lautner llega a los planos de un pasaje que se convertirá en culto, la escena de la cocina. Audiard lo había «olvidado», durante una versión del escenario, considerándolo engorroso. El director la vuelve a presentar porque encuentra que le da humanidad a los personajes. En el resto de la película, estos caballeros solo intercambian malas palabras, disparos y pelusas. Allí, al evocar a Biên Hòa y Lulu de Nantes, hablando de manzanas, remolachas, polonesa, desayuno, vitriolo, revelan sus almas. Estos tíos son nostálgicos, caídos de la aventura exótica, por no decir del colonialismo.

La escena se desarrolla en una auténtica cocina de la Villa des Tilleuls, en Rueil-Malmaison, cerca del castillo, que Gaumont puso a disposición de Lautner. Los Naudin, Volfoni y otros sirven bocadillos. El diálogo de Audiard es preciso. La habitación es estrecha. Al director le falta espacio para instalar su cámara. Los actores están en plena forma y Ventura está en sintonía. Para él es casi como una pelea que no tiene derecho a perder. Se enfrenta a grandes especialistas en comedia. Categoría de peso pesado: Blier y Blanche; Pesos semicompletos: Lefebvre y Dalban. Estos cuatro están en su territorio. No dejarán pasar nada. Si hubiera sido un encuentro cara a cara, Lino les hubiera dado una paliza, pero ahí… va a tener que pelear, amistosamente.

Todos hacen su parte: el asistente del director Claude Vital compra botellas en la tienda de comestibles de su pueblo y les pega etiquetas falsas de la marca ¡Tres Reyes! Los técnicos están haciendo milagros para evolucionar en este espacio reducido. Jean Lefebvre, incapaz de derramar las lágrimas necesarias para el guión, recibe sin saberlo una mezcla sulfurosa de coñac, pera, whisky y pimienta. Para que se te salgan los ojos de la cabeza.

Aquí, como en otros lugares, no hay lugar para la improvisación. Los diálogos son a coma los que se inician en la página 195 del guión. Incluyendo el estruendoso «¡No toques al grisbi, perra!» El único cambio se refiere a una palabra. Un solo. Cuando Fernand menciona a Teddy-de-Montréal, debe estar hablando de un «vendido que solo trabajaba con dinamita». Lino prefiere decir “un fundido que solo trabajaba con dinamita”. Era necesario incluir escenas de lucha, ya que es la especialidad oficial de Ventura. En su afán por querer hacer de estos Tontons una pura película de gángsters, que no lo es, el departamento de promoción de Gaumont habla de un “auténtico festival de puñetazos”, y de “once peleas”. Un poco exagerado.

Al final de cuarenta y dos días de un viaje donde la imaginación es el rey, el film es impreso en la película. Lautner no usurpó su reputación como cineasta rápido. Y no se pasó del presupuesto ni un centavo. Para el montaje  requiere su técnico, Michèle David. Sólo ella sabe alternar los numerosos primeros planos que salpican la película y que son, casi, figuras revolucionarias en un cine francés acostumbrado a los planos generales.

Mientras terminan, todos piensan en el título de esta futura obra maestra. Michel Audiard tiene debilidad por “El término de lo pretencioso”, expresión, por decir lo menos irónica, que le es cara. Le dijeron que era literario, lo que, al parecer, ejercería una influencia perjudicial en futuras entradas. Está bien, pero ¿qué otro más? Desde el inicio del rodaje arrastra lo que se denomina un título provisional, algo temporal que usan a falta de algo mejor: Les Tontons flingueurs. En Gaumont consideran esto un poco vulgar. Lo que añade Albert Simonin en la preocupación. Ciertamente los héroes de la película son, más o menos, los «tíos» de Patricia. Ciertamente, disparan a todo. El problema es que en argot “tío” (tonton) es el equivalente de “tía” (tante), un calificativo poco masculino. Evidentemente, llamar a una película Les Tontons flingueurs equivale a titularla ¡Ejército de locas! Además, nadie le dice a Lino Ventura que está interpretando a un “tío”, es decir a una “tía”. Todo el mundo sabe que no lleva a los homosexuales en el corazón. A falta de un título mejor, se decidió mantener este. Y Les Tontons flingueurs se convertirá en uno de los títulos más famosos del séptimo arte francés…

La película llega a las pantallas el 27 de noviembre de 1963. De acuerdo con las obligaciones contractuales, el nombre de Lino Ventura aparece en la parte superior del cartel, enmarcado. El único otro apellido que se beneficia de tal tratamiento es el de Michel Audiard. No es la comedia más esperada para la temporada navideña. Esta denominación descontrolada la puede reivindicar Pouic-Pouic, con Louis de Funès, estrenada una semana antes. El día 26 (¡a las 21 en punto!), en el cine Balzac, cerca de los Campos Elíseos, tuvo lugar el estreno. Participa todo el equipo, incluido Lino. Su presencia es suficiente para dar su garantía al producto. Al final de la proyección, no está muy hablador. Al día siguiente, Les Tontons flingueurs se presentó en cuatro teatros parisinos. Contra todo pronóstico, el público muestra algo más que curiosidad. Al final de la semana, los resultados en París son contundentes: la película de Georges Lautner está en lo más alto de las entradas. Les Tontons flingueurs (1ª semana) 47.307 entradas Pouic-Pouic (2ª semana) 46.794 Detective Story (1ra semana) 35,761. Sin ser un triunfo, la película es un éxito innegable. El 18 de febrero de 1964, France-Soir titulaba: “Les Tontons flingueurs, récord de admisión de películas francesas”. Así lo confirma la revista semanal de noticias cinematográficas Le Film français en su edición del 24 de julio de 1964. Haciendo un balance del año pasado, encontrará que los tres mayores éxitos en París son: El hombre de Río 591.447 entradas, El gran escape 546,357, Pistoleros de Tontons 470 935.La provincia también acoge con los brazos abiertos a estos Tontons y los impulsa más allá de la barrera de los 3 millones de entradas, ampliando aún más la distancia con Pouic-Pouic.

Lino Ventura concluye que es creíble en una comedia, ciertamente detectivesca, y que el público está listo para aceptarlo allí. Solo lamenta que los críticos sin imaginación continúen comparándolo con Gabin. Aunque admite haberse inspirado mucho en el Viejo, a Ventura le gustaría que acabaran con este tipo de comparaciones. El éxito de los Tonton le abrió nuevas perspectivas y amplió su campo de posibilidades. “Lo que me interesa de las películas de gánsteres es la desmitificación. Creo que es bueno mostrar el inframundo tal como es, describir su miseria moral y su decadencia, en lugar de erigir a los bandidos en superhombres. Tal vez la realización de superhombres corresponda a una inquietud comercial inspirada en el gusto de cierto público aficionado a los mitos. Estoy en contra. Me negaría a interpretar a un gángster si fuera para convertirlo en una especie de héroe».

Lino Ventura cómico – El Trueno