Alcarrás y Un Año Una Noche coronan un año dorado del cine español

Que España es capaz de generar un cine de gran nivel fuera de los generos más comerciales no es un secreto, pero de todos modos no deja de ser llamativo ver un año tan cargado como este 2022. Empezando con una cinta como ‘Alcarrás’ de Carla Simón, pasando por cintas experimentales como ‘Unicorn Wars’ y ‘Rainbow’, y llegando a ‘Un Año, una Noche’ de Isaki Lacuesta es fácil ver qué buena parte de las mejores cintas del año son hechas en casa.

Pero es que la taquilla también lo ha notado con el éxito, ya repetido, de Santiago Segura y su tercer ‘Padre no hay más que uno’ (se puede decir lo que sea de Segura, pero es consistente) o la comodidad con las que obras como ‘Modelo 77’ o ‘Los Renglones Torcidos de Dios’ se han puesto el cartel de rentables. Con un par de estrenos como ‘El cuarto pasajero’ de Alex de la Iglesia o la ‘Manticora’ de Carlos Vermut, aún por llegar a las salas esta racha no tiene pinta de terminar. 

EL ÉXITO ABSOLUTO DE ‘ALCARRÀS’

Aunque a Segura le encante presumir que sus cintas son las más importantes del año, parece haber pocas dudas de que cuando los historiadores pasen por 2022 la cinta que definirá el cine español probablemente sea ‘Alcarrás’. La cinta de Carla Simón, que presume de unos saludables dos millones de euros, con algo de cambio, es de lo más comentado del cine local y es la cinta seleccionada por España para esa quimera que es el Oscar a «mejor película internacional».

Pero es que además la cinta entra de lleno a esa división entre progreso y realidad que ha terminado por crear la «España Vaciada», con una familia agrícola viendo como su granja es transformada en un espacio pensado para la instalación de placas solares. Es de esas películas que además de ser buenas, que lo es, aparecen en el momento exacto para retratar la transformación de una realidad histórica.

Lo cierto es que la cinta, saltando la absurda controversia por su idioma (fue filmada en catalán), ha sido bastante aplaudida y es un brutal recordatorio de que el progreso constante con el que vivimos deja cosas y personas en el camino. 

LAS GRANDES DE LA TAQUILLA

A pesar del éxito de ‘Alcarrás’ tampoco hace falta ver muy lejos para notar que los espectadores españoles aún prefieren comedias más simples y menos exigentes. Es el mundo de cinta «dominguera» donde se ha sabido mover siempre Santiago Segura y su tercera entrega de ‘Padre no hay más que uno’ lo demuestra, elevándose de momento como la cinta española más taquillera del año. 

Detrás de él se encuentra otra tercera parte. En este caso la de ‘Tadeo Jones’ la parodia animada de ‘Indiana Jones’ que tiene la ventaja de poder llamar familias completas. Si bien no son cintas que sirvan de ejemplo para hablar de lo mejor del cine español, no es una mala noticia que desde los estudios locales siga habiendo un buen olfato para hacer negocios.

EL CINE MÁS EXPERIMENTAL TAMBIÉN A CONSEGUIDO SU HUECO

Por otro lado, los festivales de cine y los servicios de streaming han servido para abrir puertas, a cintas bastante más extrañas y que pueden permitirse no apuntar al gran público y jugar con nichos más específicos. Es el caso de ‘Rainbow’ de Paco León que re imagina el Mago de Oz como una fábula LGTBQA pasada por LSD y que descansa cómodamente en el catálogo de Netflix esperando por ser descubierto. 

Por otro lado, la violencia de ‘Veneciafrenia’ de Alex de la Iglesia y de la animada ‘Unicorn Wars’ de Alberto Vázquez han conseguido el aplauso del público que las ha conseguido escondidas en la taquilla a pesar de las pocas opciones que les han dado los cines.

Alcarrás y Un Año Una Noche coronan un año dorado del cine español