“Alf” en HBO Max: las razones para volver a ver todas las temporadas en streaming | RESEÑA | SALTAR-INTRO

Los años 80 no solo nos dejaron a “ET” como la mascota extraterrestre de los hogares del mundo. Si Spielberg se inventó un clásico en el cine, Paul Fusco hizo lo propio en la televisión. “” se estrenó en septiembre de 1986, y a más de 30 años de su último episodio, decidimos verla de nuevo, ya que desde el 10 de julio estarán disponibles todas sus temporadas en toda América Latina a través de HBO Max.

Las comedias de antaño no suelen conservarse bien en el tiempo, sobre todo considerando los estándares actuales para el humor. No obstante, al regresar a “ALF” encontré una serie que mantiene cierto nivel de frescura, pese a las décadas que lleva encima.

MIRA: “Alf”: Esto pasó con Benji Gregory, el recordado Brian Tanner

En 1984 Bernie Brillstein, productor de la NBC, no estaba muy interesado en grabar la serie; pero Paul Fusco hizo su magia hasta convencerlo con un personaje tan divertido como peludo. Dos años después, “ALF” fue emitido en televisión y ahí se mantuvo por cuatro temporadas, cuando fue cancelado por la cadena. Como vi la serie de niño en Frecuencia Latina/ Canal 2, hubo detalles de los que no me percaté, como lo peludo que era “ALF” en un inicio, lo cual cambió (podríamos decir que “peinaron” al muñeco).

Otro dato es que la marioneta suele aparecer detrás de un mueble o un objeto para que Fusco pueda operarla sin ser visto. Pero esto no siempre fue así, pues hay escenas donde ALF aparece de cuerpo entero y corriendo (la canción de la intro es un ejemplo), y este fue el trabajo de Michu Mezaros; cirquero que medía 84 centímetros de altura. El recurso fue abandonado tras la primera temporada, pues los honorarios de Mezaros eran demasiado elevados para la producción.

Además de los muebles estratégicamente dispuestos para esconder al titiritero, todo el set fue construido con una altura de poco más de un metro sobre el suelo para que Fusco y sus dos asistentes le dieran vida al inquilino del planeta Melmac. Toda la casa de los Tanner estaba llena de trampillas y huecos en el suelo para que el extraterrestre pudiera ubicarse “naturalmente” en múltiples lugares.

Claves del éxito… y el fracaso

El protagonista de “ALF” destaca porque no es una buena influencia. El extraterrestre es pequeño y marrón, está perdido en la Tierra, y busca regresar a su planeta, y ahí terminan las similitudes con “ET”. El alien no duda en invitarle cerveza a un niño de seis años o en planear su próximo menú a base de gato. Tampoco es que “ALF” sea un desgraciado, pues tiene un corazón que, combinado con su mordacidad, genera un carisma único.

La mayor parte del humor de “ALF” reside en situaciones curiosas que derivan de la necesidad de ocultar la identidad del personaje, como cuando se pierde en el bosque, asusta a un ladrón o simplemente molesta a los vecinos. Pero así como hila humor fino, en todos los episodios encontramos humor forzado, sobre todo por la obsesión de la televisión ochentera de terminar cada frase con un punchline (no todo tiene que ser un chiste).

El tercer elemento presente en “ALF” fue la censura, que le jugó a favor y en contra. Considero que una de las razones por las que la serie se conserva bien en 2020 son la moderación y los bajones de tono que la NBC le impuso a Fusco. No obstante, este mismo factor hizo que la serie pierda su encanto y termine tras cuatro temporadas. Hay ‘reels’ de ‘bloopers’ y tomas eliminadas donde Fusco da rienda suelta a su comedia, ‘gags’ genuinamente chistosos mientras que otros son machistas y agresivos. ¿Qué hubiera pasado con “ALF” si su creador obtenía una total libertad creativa? En el siguiente video, dos ejemplos:

blank

La primera parte es una parodia de esta ”, donde hay un testigo con síndrome de Tourette que no puede evitar mencionar palabras soeces. La segunda parte, una “broma” de contenido sexual con la actriz Andrea Elson (Lynn Tanner), no resulta muy chistosa; peor si consideramos que en aquel entonces Elson tendría 19 años y Fusco, intérprete del extraterrestre, 35.

La misma censura que mantuvo a raya el show también lo limitó en aspectos menos nocivos. Los chistes de comerse al gato poco a poco quedaron fuera de la serie, así como el consumo de alcohol (pese a que ALF tenía más de 200 años, más que suficientes para beber). Muchas escenas fueron reemplazadas por alternativas más “familiares”. Incluso hubo un cambio en la voz del protagonista para que se oiga más joven. De eso nunca nos dimos cuenta porque en América Latina vimos la versión doblada.

Los secundarios más entrañables

En las comedias no basta con diseñar un buen personaje, hace falta una dupla. En este caso fue Max Wright, que encarnó a Willie Tanner. ¿En verdad se imaginan un ALF que no diga “no hay problema, Willie”? La actuación de Wright como el padre de familia maniático, nervioso y renegón contrasta con el títere de Fusco. Wright, , era el alma de la serie mientras que el resto de integrantes de la familia pasaron sin pena ni gloria.

Es imposible imaginar "ALF" sin las interacciones del extraterrestre y el padre de familia Willie Tanner. Foto: ABC.
Es imposible imaginar “ALF” sin las interacciones del extraterrestre y el padre de familia Willie Tanner. Foto: ABC.

Quienes resultan un poco más memorables son los Ochmonek, esos vecinos chismosos que se las ingeniaban para poner en jaque el anonimato de “ALF”, lo cual generaba episodios graciosos. De hecho, Liz Sheridan (Raquel Ochmonek) gozó de un relativo éxito al culminar la serie, pues interpretó a la madre de Jerry Seinfeld en “Seinfeld” (una serie que merece no una, sino varias retroreseñas). Por su parte, Max Wright tuvo un cameo en Friends; Benji Gregory (Brian Tanner) en “Punky Brewster”; y Andrea Elson (Lynn Tanner) en “Matrimonio con hijos”.

Salvo esas menciones honrosas, ningún miembro del cast original de “ALF” pudo extender su carrera en el cine o la televisión. Tampoco Fusco, quien se convirtió en uno de los tantos one-hit wonder de Hollywood.

Veredicto

“ALF” se deja ver sin muchos problemas. Pese a ser una sitcom ochentera con más de 30 años de cancelada, resulta una comedia familiar accesible que puede entretener a más de uno en pleno 2020. Y sí, la cancelación derivó en un final abrupto y deprimente donde “ALF” es descubierto y capturado por las autoridades.

“ALF” tuvo una especie de final en 1996 con una película para televisión, donde huye de su cautiverio gracias a dos militares, una historia mal recibida por varios motivos, entre ellos la ausencia de la familia Tanner (solo se menciona que entraron al programa de protección de testigos). Pero este final no desmerece sus buenas temporadas. Si buscas algo de humor de antaño, tienes que verla otra vez.

El dato

En streaming

Las 4 temporadas de “Alf” se podrán ver en España y toda América Latina desde el 10 de julio en HBO Max, donde también está disponible el especial de Navidad del personaje.

“Alf” en HBO Max: las razones para volver a ver todas las temporadas en streaming | RESEÑA | SALTAR-INTRO