Ciclo Takeshi Kitano: Crítica de Takeshis’ (2005)

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Ciclo Takeshi Kitano

Takeshis’

Takeshi «Beat» Kitano conoce a un doble de sí mismo que también tiene el mismo nombre que Kitano. «Beat» Takeshi vive la ajetreada, y a veces surrealista, vida de una celebridad del mundo del espectáculo. Pero su doble, Kitano, un cajero de un supermercado, es todavía un desconocido actor esperando su gran oportunidad. Tras cruzarse sus pasos en una serie de frustrantes audiciones, Kitano parece caer misteriosamente en un estado de fantasía en el que sobresalen aspectos de la vida real de «Beat» y de su violenta personalidad en la pantalla. Escrita y dirigida por Takeshi Kitano, Takeshis’ está protagonizada por el propio Takeshi Kitano junto a Kotomi Kyono, Kayoko Kishimoto, Ren Osugi, Susumu Terajima, Tetsu Watanabe, Akihiro Miwa, Tadanobu Asano, Kôichi Ueda, Naomasa Musaka y Tsutomu Tageshige.

La película más inclasificable de Kitano

Takeshis’ es una película inclasificable que emana una gran dosis de parodia, lo que queda claro desde sus primeros minutos, con una escena en la que «Beat» está parado en medio de un tiroteo mientras todos a su alrededor caen abatidos, y él sale completamente ileso. Su trama es un mero vehículo para introducirnos de lleno en todo lo que tiene Kitano en su cabeza, siendo una sucesión de extrañas secuencias que rozan lo surrealista en muchas ocasiones, pareciendo estar destinada a los fans más acérrimos del director japonés para poder estar familiarizados con su cine.

«Beat» Kitano escenifica esta autocrítica reflexión sobre su carrera con una idea que se nota inspirada a pesar de la gran ambigüedad con la que se muestra, pero no por ello con poca sofisticación. Kitano como director sabe sacar provecho de sus ideas, y en vez de encaminarlo todo hacia la coherencia, opta por dejarse llevar por la locura en esta colorida película con momentos increíblemente hermosos que se repiten a lo largo de su metraje, alejándose de la sorpresa para hacerse ciertamente familiar y cotidiana.

Para muy cafeteros

Aunque la encajemos en comedia, Takeshis’ no es una película para reírse, pero sí que es divertida al estilo Takeshi Kitano, pudiendo ser el particular 8 ½ de Kitano, un viaje a través del subconsciente de un hombre cuya carrera siempre ha sido una locura. Kitano ha disfrutado de una gran popularidad desde los años setenta como comediante en la pequeña pantalla, mientras que fuera de sus fronteras logró dar el salto al estrellato por su faceta más dura tanto como director como actor, teniendo en su haber grandes joyas minimalistas, melancólicas y metafóricas, pero destacando especialmente sus violentos dramas repletos de yakuzas.

Takeshis’ está plagada de referencias a la filmografía y biografía de Kitano, y cambia de las audiciones a las realidades alternativas, de los paisajes oníricos a los actos escénicos, en una declaración de autorrepudio artístico, que nos hacía preguntarnos en su momento hacia donde se dirigiría después este célebre cineasta. Hay que ser muy fan de Kitano para poder sacar el máximo provecho de esta película que bien podría ser el único ejemplo de su carrera que diríamos que llega a defraudar a muchos espectadores tanto en su faceta de director como de editor, y aún más como guionista. Un tiroteo sigue al siguiente, un episodio sigue a otro, y todo ello con muertes inútiles y muchas metáforas que cuesta comprender, siendo una película con una historia (si la hay) difícil de entender, especialmente en su tramo final, que se acerca más a lo artístico.

Kitano había hecho películas variadas, y en esta amarga catarsis más deprimente que sus trabajos anteriores, el cineasta japonés se deleita con una oda al espectáculo tal como lo vivió en el locales de Asakusa donde creció y aprendió el oficio, un reflejo de su universo mental con una troupe de actores y actrices habituales en su filmografía. Bien podría parecer que, con todo lo dicho, la película no funciona, pero es una película imprescindible en la filmografía de Kitano para comprender su universo gracias a su propia autoreflexión y parodia de lo realizado hasta el momento.

Si Zatoichi fue el «blockbuster» de Takeshi Kitano, acto seguido decidió hacer una película para si mismo y para sus fans más fieles, diciendo adiós a una parte de su vida, aunque luego se confirmara que no se alejaba de Takeshi «Beat» Kitano. Takeshis’ es más una experiencia artística que una película en el más puro sentido de la palabra, con una narrativa inusual pero el alma de Kitano en cada escena.


¿Qué te ha parecido Takeshis’?

Takeshis’


Ciclo Takeshi Kitano: Crítica de Takeshis’ (2005)