Crítica ‘Operación Fortune: El gran engaño’

El pasado 4 de enero Diamond Films estrenaba en salas Operación Fortune: El gran engaño, una cinta que combina a la perfección acción y comedia y que, ya os adelantamos, nosotros nos lo hemos pasado en grande con ella.

Tráiler y sinopsis de Operación Fortune: El gran engaño

TRÁILER DE Operación Fortune: El gran engaño | DIAMOND FILMS

El agente del MI6 Orson Fortune (Jason Statham) y su equipo reclutan a una de las estrellas de cine más importantes de Hollywood (Josh Harnett), para que los ayude en una misión encubierta para rastrear y detener la venta de nuevas tecnologías de armas mortales, a manos del multimillonario Greg Simmonds.

Crítica de Operación Fortune: El gran engaño

Sabemos que el director Guy Ritchie (The Gentlemen, Snatch: cerdos y diamantes) es capaz de ofrecernos obras muy irregulares y, al mismo tiempo, algunas películas de lo más reseñables. Esta Operación Fortune: El gran engaño pertenece al último grupo. Y es que, tal y como te adelantábamos en la introducción a este artículo, hemos disfrutado muchísimo con ella.

La película llega a los cine tras varios retrasos debido a la pandemia y quizá en un momento no tan adecuado por culpa de la gran superproducción del momento: Avatar, el sentido del agua. Y es que, como probablemente has podido notar, la película de James Cameron ha acaparado el 90% de las salas.

Una experiencia ligera

Con un guion bastante sencillo y unos gags que funcionan a la perfección, Operación Fortune: El gran engaño es una película que nos invita a disfrutar de una experiencia ligera y sin mayores pretensiones que la de entretener y hacernos pasar un buen rato. La cinta parodia el cine de espías con unos personajes bien definidos y cuyos arcos argumentales funcionan a lo largo de todo el metraje.

Dejando la comedia de lado, Guy Ritchie nos ofrece una películas de acción muy competente que parodia grandes obras del género como la franquicia Misión Imposible saliendo impune de ello.

En definitiva

En una época en la que parece que el cine se divide entre superproducciones mega ambiciosas o películas de corte más independiente con un mensaje muy profundo que buscan calar en el espectador, cintas como Operación Fortune: El gran engaño son de agradecer. Obras que invitan al espectador a desconectar de su rutina sin exigirles demasiado más allá de buscar hacerles pasar un buen rato. Sin lugar a dudas, una producción de lo más disfrutable.

Crítica ‘Operación Fortune: El gran engaño’