la excelente temporada 4 debió ser el final de la serie

No hay forma de minimizar el impacto de la serie creada por los hermanos Duffer. Su primera temporada, estrenada en 2016, fue un fenómeno cultural que para muchos se convirtió en sinónimo de la ‘era del streaming’. Pero las dos siguientes partes representaron una enorme pérdida de calidad narrativa. Afortunadamente, la temporada 4 de Stranger Things aprendió de los errores del pasado para convertirse en un excelente final para la serie… o al menos debió serlo. Incomprensiblemente, esta no fue la conclusión de las aventuras de Once y sus amigos.

Estos nueve episodios fueron una épica historia que ató los cabos sueltos de las anteriores temporadas, explicaron varios misterios y reunió a personajes que estuvieron separados durante mucho tiempo. Sin embargo, el último capítulo decidió crear complicaciones de último minuto. Tampoco cerró los arcos de algunos personajes pese a estar a solo unos pasos de hacerlo. La temporada terminó con un ‘cliffhanger’ que no era necesario.

Este artículo contiene ‘spoilers’ de la temporada 4 de Stranger Things

Cuatro historias, una sola temporada

Tenemos que aceptar que no teníamos mucha fe en la serie. Aunque nos encantó su primera temporada, su segunda y tercera parte nos decepcionaron mucho. Fueron entretenidas, tuvieron grandes momentos e introdujeron personajes geniales como Max. Pero el ‘homenaje’ al cine de los ochenta, que se sintió tan fresco cuando empezó, llegó al nivel de una mala parodia cuando los personajes comenzaron a vestir como Magnum P.I. y enfrentarse a enemigos equivalentes a Terminator en la temporada 3. El desarrollo de personajes cayó en clichés y la serie comenzó a repetir sus propias ideas.

La cantidad de personajes que la parte 4 iba a manejar y el “forzado” regreso de un par de ellos que supuestamente habían muerto, nos hizo pensar que nos encontraríamos frente a un caso similar al de Game of Thrones, cuya cantidad de tramas se volvió inmanejable en las últimas temporadas y llevó a historias inconclusas. Pero ese no fue el caso.

La temporada 4 de Stranger Things hizo malabares con cuatro tramas diferentes: los chicos de Hawkins enfrentando a Vecna, Once tratando de recuperar sus poderes en el laboratorio, Mike y Will tras la pista de Once y el rescate de Hopper en Siberia. Muchas series tienen un gran problema manejando un ritmo adecuado entre varias historias, pero los hermanos Duffer se lucieron encontrando un equilibrio entre ellas.

La temporada 4 de Stranger Things fue todo un triunfo, pero es opacada por dejar puertas abiertas a una innecesaria parte final 5.

Eso no significa que no tuvieran problemas. Por más que nos gusten Hopper y Joyce, toda la sección de Siberia desentona con el resto de historias. Es un rezago de la absurda trama de la temporada 3 y la torpe decisión de supuestamente “matar” a Hopper solo por crear impacto. Por su parte, el viaje de Mike, Will, Jonathan y Argyle no resulta especialmente interesante después del emocionante escape del ejército. Solo se sostiene gracias a lo divertido que es el nuevo personaje. Es de agradecer que la serie no pierde mucho tiempo con este grupo.

Las fortalezas de esta parte de la serie están en las tramas de Once y de Hawkins. La primera no solo desarrolla muy bien la mitología de la serie, sino que hace un gran trabajo vinculando los eventos que muestra del pasado con el estado mental de la protagonista. Aunque ocupa un segundo plano, vale la pena analizar la mirada que da a una persona que creció víctima de la manipulación emocional, que ahora sufre de ‘bullying’ y que teme su supuesta naturaleza «diferente». También nos encantó la crítica que hizo a la oleada de pánico satánico que vivió Estados Unidos durante la era Regan.

Pero la sección de Hawkins fue nuestra favorita. Tiene a nuestros personajes favoritos de la serie, incluyendo al nuevo Eddie Munson. Es, por encima de todo, una historia de terror con mucha tensión y misterio que de verdad nos hace temer por el destino de los personajes. El villano es muy memorable y tiene escenas icónicas que van a ser recordadas por muchos años.

El casi final de Stranger Things

Como dijimos inicialmente, la temporada 4 de Stranger Things da cierre o deja cerca de su conclusión a algunos de los elementos más importantes de su mitología y relaciones entre personajes. Es por eso que resulta tan extraño, al menos desde un punto de vista narrativo, que hayan creado nuevas complicaciones.

Ya sabemos qué es realmente el ‘mindflayer’ y quién lo controlaba. Conocemos mucho mejor en qué consistían los experimentos a los que sometieron a Once y la naturaleza del mundo al revés. A nivel de personajes, el triángulo amoroso entre Nancy, Steve y Jonathan quedó a dos pasos de ser resuelto. Joyce y Hopper finalmente están juntos y Max enfrentó seriamente sus traumas del pasado.

Pero no. La serie no podía quedar así. Dejar a Max en coma, hacer que Vecna escapara en lugar de mostrar su cuerpo sin vida, no permitir que Nancy y Jonathan rompieran y dejar en el aire el tema del ejército buscando a Once, son cosas innecesarias que se decidieron simplemente para seguir adelante con tramas que no necesitaban expandirse más.

La temporada 4 de Stranger Things fue todo un triunfo, pero es opacada por dejar puertas abiertas a una innecesaria parte final 5.

¿Por qué hicieron esto? Es bastante claro. Stranger Things es la serie más popular de Netflix y la más rentable en temas de mercadeo. La plataforma de ‘streaming’ tiene muy pocas series con una fanaticada tan dedicada como esta. Las necesita ahora más que nunca, en un momento en que la competencia es muy fuerte y los números de suscripciones comienzan a decaer. Es la misma razón por la que le dieron luz verde a un programa de concurso basados en El juego del calamar aunque traicione la filosofía misma de esa serie. Es un nombre con una comunidad de fanáticos dedicada y necesitan mantenerlos suscritos.

Esa comunidad bien puede estar feliz por la confirmación de una temporada 5 para Stranger Things. Aunque narrativamente sea innecesaria, siempre da gusto volver a ver en pantalla a los personajes que amamos. Además, eso asegura la presencia de más productos con el logo de la serie en los estantes y vamos a querer comprarlos.

Tememos que esa “necesidad” de estirar la duración de una obra que resulta popular más allá de lo que su historia le exige puede afectar negativamente su calidad. Hemos visto centenares de ejemplos de ello que van desde el mundo de la literatura hasta sagas de videojuegos y películas recientes. Pero también podemos equivocarnos. Puede que la temporada 5 de Stranger Things sea una obra que expanda el mundo de la serie de formas inesperadas. Incluso puede que le de un final aún más satisfactorio a los personajes que el que la temporada 4 hubiera podido darle. Deseamos de corazón que sea así.

blank

¿Cuándo sale la temporada 5 de Stranger Things?

Netflix y los hermanos Duffer confirmaron que veremos la parte final de la serie en el año 2024.

la excelente temporada 4 debió ser el final de la serie