Los quijotes mudos. El hidalgo universal antes del cine sonoro

Más de un centenar de veces se ha llevado a la pantalla las aventuras de Don Quijote, o al menos historias inspiradas en el personaje, como no podía ser de otra forma tratándose de uno de los clásicos por excelencia de la literatura mundial.

Carl Schenstrøm Don Quijote 1926

Carl Schenstrøm, el último quijote mudo (Descubrir el arte)

Grandes actores nacionales e internacionales han interpretado al legendario personaje de las tierras manchegas, como Fernando Fernán Gómez, Fernando Rey o Peter O’Toole. Otros como Cantinflas o Alfredo Landa dieron vida a su fiel acompañante Sancho Panza, o la gran Sofía Loren se puso en la piel de su platónico amor, Dulcinea del Toboso.

Hoy vamos a hacer un repaso de las grandes olvidadas, las películas que se rodaron en la época muda, entre 1898 y 1926, desde la primera realizada por la Gaumont a finales del siglo XIX hasta la gran obra de Lau Lauritzen, que cierra el ciclo antes de la versión de Pabst, la primera actuación sonora realizada en 1933.

Si hacemos un ranking por países, son Francia e Italia los más prolíficos, superando la decena entre ambos países. Curiosamente en España solo se hizo una producción, Don Quijote de la Mancha (1908 o 1910) producida por Iris Film y dirigida por Narcís Cuyás. No se han conservado ninguna copia aunque sabemos por documentos que fue protagonizada por Arturo Buxens. De los diez títulos que realizó Cuyás para Iris, todos contaban historias de personajes de relumbrón, como el Duque de Rivas, Víctor Balaguer o nuestro Quijote.

El Don Quichotte(1898) de la Gaumont es la primera pero desconocemos casi todo sobre ellas salvo que escasa duración, inferior a un minuto. Les aventures de Don Quichotte de la Manche (1903) de Ferdinand Zecca y Lucien Nonguet como codirectores para la Pathé, es sin duda el primer gran Quijote del cine. Sus 20 minutos de duración (recortado después para su exhibición) fue todo un avance y es considerada como el primer film de ficción extenso de la historia.

Les aventures de Don Quichotte 1903

Fotograma de la versión de Zecca y de Nonguet de 1903, escenas donde Sancho Panza no deja de beber vino (Don Quijote film)

Antes de terminar la primera década del siglo aparecieron las versiones (hoy desaparecidas) de Luis Feuillade, el director pionero de las series (‘Y con fantasmas y vampiros fueron surgiendo las series‘) en 1908 y la del pionero de la ciencia ficción, Georges Méliès, un año después, para la Star-Film, productora que ese mismo año realizó una adaptación de La Galatea también de Miguel de Cervantes.

La industria americana realizó quijotes ambientados en el oeste, transformándolo en un cowboy heroico

La versión de Camille de Morlhon en 1913, con Claude Garry y Léontine Massart como Quijote y Dulcinea, ya alcanzaba una duración considerable muy poco inferior a los 50 minutos. Fue la producción más cara hasta aquel momento de la productora, Valletta Films, que se había separado de la Pathé y que no logró recuperar los 20.000 francos invertidos en una cinta cuyas aventuras cómicas resultaban bastante ridículas.

cartel de Don Chichotte 1913 de Camille de Morlhon

Cartel de ‘Don Chichotte’, la versión de Camille de Morlhon realizada en 1913

Italia firmó cinco títulos en apenas siete años en un periodo donde la filmografía Itálica se inspiraba tanto en fuentes históricas como literarias, en adaptaciones que utilizaban al personaje habitualmente de forma alegórica. En 1911 se entrenaron Don Chisciotte y La parodia di Don Chisciotte producidas por Cines de Roma y Milano Films respectivamente, de las que la primera está perdida y la segunda, como su nombre indica, es una mera parodia de un tal don Pedro que vive en un pueblo junto al Guadalquivir que pierde la cabeza por sus lecturas, tratando de emular las aventuras de Don Quijote junto al barbero Pascual, su Sancho Panza.

Il sogno di Don Chisciotte (1915) de Amleto Palermi es una alegoría belicista en plena Gran Guerra. Un año después llegó Don Chisciotte in frack de la que apenas conocemos  datos, salvo que fue protagonizada por Andrea Habay como Ruggero, un cronista rural en la gran ciudad. En 1918, Aldo Molinari realizó Mademoiselle Don Chisciotte con Vania Krasinsky, una película que mezclaba errores técnicos, carencias interpretativas y la tijera de la censura. En 1922, Ubaldo Maria del Colle filmó Il cavaliere della lieta figura para Lombardi Film

Il cavaliere della lieta figura 1922

Curioso fotograma de la lucha quijotesca contra los molinos en la versión italiana de Ubaldo Maria del Colle, ‘Il cavaliere della lieta figura’ (Cineteca Bologna)

Don Quixote’s dreams fue, en 1908, el primer “Quijote inglés” dirigida por Lewin Fitzhamon y producida por Hemsworth (pionero de los largometrajes británicos) donde las aventuras del protagonista surgen precisamente de soñar con secuestros de mujeres. Don Quixote (1923) fue dirigida por Mauri Elvey, un auténtico recordman de la dirección, pues nadie ha superado sus más de 200 películas en sus 44 años en activo. Está protagonizada por Jerrold Robershaw y tiene ciertos avances técnicos como el uso de sobreimpresiones para la batalla contra los molinos.

Don Quixote Edward Dillon 1915

Fotograma de ‘Don Quixote‘ (1915) de Edward Dillon (Mobi)

En lo referido a la industria norteamericana la mayoría de las producciones son ambientadas en el mundo en western, transformando a nuestro caballero en un cowboy heroico. Don Quixote fue el título de las versiones de 1909 (sin apenas datos) y 1915, esta última producida Fine Arts y con Edward Dillon en la dirección, ayudante de D. W. Griffith. Al parecer este último no pudo dirigirla como era su intención al estar centrado en su Intolerancia (os recomiendo este artículo: ‘Intolerancia’, cuatro momentos históricos de la mano de D. W. Griffith‘). La historia mezcla amores de varios personajes, entre el de Don Quijote con Dulcinea, pero la cinta fue un fracaso. Contaba con las actuaciones de DeWolf Hopper Sr. (Alonso Quijano), Fay Tincher (Dulcinea) y Max Davidson (Sancho Panza).

Don Quijote tiroseguro (1923) fue la primera versión del western cómico inspirado en el personaje, a la que siguió la producción de la Universal El Quijote del oeste (1926) de Travers Vale y de la que existen muchas incógnitas.

Carteles quijotes 1902 Zecca y Nonguet 1926 Lauritzen

Carteles del primer (sin contar el de la Gaumont) y el último Quijote antes de la era sonora en 1902 y 1926

Carl Schenstrøm y Harald Madsen son Don Quijote y Sancho Panza respectivamente en el último Quijote mudo, Don Quixote, en una producción danesa de Palladium Films de 1926 con Lau Lauritzen en la dirección. Rodada entre La Mancha y Andalucía, pese al distanciamiento argumental de la obra literaria (aunque se incluye el amor a Dulcinea y la lucha contra los molinos), esta versión es considerada una de las mejores de la época silente y además abandona la (hasta entonces) habitual caricatura quijotesca. La obra supuso un antes y un después para Lauritzen, debido al esfuerzo titánico de rodar las casi tres horas de película.

¿Queréis conocer datos y curiosidades de sobre la obra más internacional en lengua castellana? Os aconsejo ‘La primera edición del Quijote: datos, anécdotas y curiosidades‘.

Carl Schenstrøm y el caballero de la Blanca Luna

Carl Schenstrøm contra el caballero de la Blanca Luna (El Quijote y el cine)

Los quijotes mudos. El hidalgo universal antes del cine sonoro