Tren Bala (Bullet Train) • Reseña • GamerFocus

Pocos días antes de la llegada de Tren Bala (Bullet Train) a los cines de Colombia, tuvimos el infortunio de ver la película El hombre gris en Netflix. Si leyeron nuestra reseña saben que nos pareció supremamente aburrida y mediocre. Tanto que nos hizo perder temporalmente la fe en el futuro de las películas de acción.

Afortunadamente, esa triste perspectiva no nos duró mucho. El nuevo filme de David Leitch (John Wick, Atómica, Deadpool 2) recordó muy rápidamente cuál es la gracia de este género cinematográfico lleno de tiroteos, explosiones y acrobacias imposibles.

La historia sigue a un agente criminal con nombre en código ‘Catarina’ (Ladybug, interpretado por Brad Bitt). Él regresa a su trabajo con una nueva actitud positiva tras una racha de muy mala suerte. Lo único que tiene que hacer es subir a un tren bala en Tokio, robar una maleta con dinero y salir.

Lo que parecía una operación sencilla se complica enormemente porque hay muchas personas en el tren interesadas en ese maletín. Tenemos a una pareja de ‘gemelos’ que trabajan como asesinos a sueldo, una joven dispuesta a hacerse un nombre en el bajo mundo, un miembro de un cartel del narcotráfico y muchos más que permanecen en las sombras.

Por si fuera poco, todos ellos tienen algo en común: un misterioso líder yakuza conocido como ‘la muerte blanca”. Durante el viaje se forman alianzas inesperadas, rivalidades mortales y a su paso mucho, mucho caos.

Tren Bala (Bullet Train) es una de esas películas que ponen el estilo por encima de la sustancia. Su trama está llena de situaciones absurdas y si analizamos la forma en que ocurren los eventos descubrimos que carece de sentido. Sin embargo, todos los demás elementos funcionan tan bien y su ritmo es tan acelerado que la mayor parte de la audiencia no va a tener tiempo para procesar todo lo que puede estar mal con su narrativa.

Tren bala Bullet Train película reseña, crítica, análisis, opinión, review

La verdad, el truco les funcionó. No pudimos parar de sonreír mientras veíamos los mil y un problemas en que se metía el personaje de Brad Pitt. Sigue el ejemplo de franquicias como Rápidos y Furiosos y Misión Imposible a la hora de presentar secuencias de acción increíbles y muy emocionantes que desafían toda lógica. Gracias a una clasificación ‘R’ (para mayores de 15 años en Colombia), se puede dar el lujo de presentar sangre y violencia sin contenerse. Eso solo ayuda a hacerla más vistosa y caótica.

Pero si tuviéramos que compararla con otras películas, preferiríamos hacerlo con los filmes de crimen dirigido por Guy Ritchie. Tren Bala tiene la misma energía y una estructura similar a la de películas como Snatch: cerdos y diamantes; Suertes, trampas y dos pistolas humeantes; y la más reciente The Gentlemen. Todas ellas comparten personajes desagradables, pero muy carismáticos, que chocan constantemente entre sí y cuyas historias se vinculan de maneras inesperadas.

Como ya dijimos, la trama es algo secundario para esta película. Carece de mucho sentido y puede fácilmente ser descrita como “tonta”, pero eso no significa que no tenga gracia. La forma en que las historias de todos los personajes se unen resulta intrigante y dota a esta obra de un aire de misterio. No hay grandes revelaciones, pero sí sorpresas que muchos en la audiencia no verán venir y recibirán con mucho agrado. También resulta muy satisfactorio descubrir los cameos y apariciones especiales que tiene. Es una verdadera lástima que el tráiler arruine una de ellas.

Tren bala Bullet Train película reseña, crítica, análisis, opinión, review

Hablando de actores, esta película está llena de talento y la mayoría de los participantes parecen divertirse al máximo con sus roles. Los personajes están basados en arquetipos, pero los exageran al extremo en sus apariencias, actitudes y hasta en los acentos que usan. Brad Pitt es el más divertido por la forma en que le da un tono positivo y de ‘pseudosuperación personal’ a su mala suerte.

Pero también queda lugar en nuestro corazón para Limón y Mandarina, los sicarios “gemelos” interpretados por Aaron Taylor-Johnson y un gracioso Brian Tyree Henry que no para de hablar de Thomas y sus amigos. Al principio parece un simple chiste ‘cringe’, pero terminan estirándolo hasta el final de la película de una forma que, sorpresivamente, funciona bien.

También tenemos a Joey King como una manipuladora mente criminal y a Benito A. Martinez, mejor conocido como Bad Bunny, interpretando a un personaje dolorosamente familiar, pero afortunadamente breve. Pero incluso este típico narco mexicano no se puede comparar al cliché en que convirtieron a Hiroyuki Sanada. Es el clásico “guerrero japonés honorable y sabio” que habla en metáforas, cuida árboles ‘bonsai’ y usa una espada como arma. Podríamos pensar que se trata de una parodia exagerada igual que otros elementos de la película, pero tomando en cuenta el escenario, lo más probable es que no sea más que un cliché.

Tren Bala está basada en la novela japonesa Mariabītoru y sus personajes son japoneses, pero esta adaptación occidental decidió cambiar la etnicidad de casi todos ellos a pesar de mantener su escenario nipón. Eso es criticable, pero no es tan problemático como la forma en que la película usa la mirada occidental de sus personajes para fetichizar la cultura japonesa y estéticas asociadas a ella. Los personajes reaccionan a elementos como personajes de ‘anime’ y “baños inteligentes” con vergüenza y eso solo sirve para exotizar aún más a Japón. 

Tren bala Bullet Train película reseña, crítica, análisis, opinión, review

Esto, por supuesto, no es exclusivo de esta película. Es algo que Hollywood viene haciendo desde hace décadas y podemos verlo en películas de ‘cine arte’ como Perdidos en Tokio y en filmes de acción como la reciente Kate en Netflix. ¡Hasta tiene los infaltables yakuza que mezclan la estética medieval japonesa con la de hombres de negocios modernos!

Hablando de Kate, ¿sabían que hay un videojuego basado en ella? Tren Bala merece su propio videojuego más que esa película.

También podemos criticar lo poco que utiliza a algunos de sus personajes asiáticos. Masi Oka (Hiro en Héroes) y Karen Fukuhara (Kimiko en The Boys) están aquí, pero resultan completamente desaprovechados.

Pero ninguno de esos defectos lastima Tren Bala para nosotros. Gozamos con sus ridículos personajes y situaciones exageradas. No va a ser parte del panteón de los grandes filmes de acción, pero no necesita llegar a esas alturas. Le basta con ser sumamente divertida y hacernos olvidar la mediocre de, ugh… El hombre gris.

Tren Bala (Bullet Train) • Reseña • GamerFocus